Cosalá Pueblo Magico

Nuestra Señora

Autor: Profesor Ricardo Santos Aldana

En el tropical marco selvático donde se ubica la zona mineral de Nuestra Señora, al paso de los siglos se han sucedido diversas explotaciones. Destaca la época de explotación de Don Rosendo Lamadrid  a fines del siglo XIX y principios del XX.

Ya estaba en apogeo Nuestra Señora, pues en 1888 de aquí partió el destacamento que trasladó el cadáver de Heraclio Bernal del Cerro Pelón a Cosalá, en un espacio donde el célebre aventurero de la historia a la romántica leyenda, un 6 de enero por cierto.

Eduardo Hoag en los 40 explotó la vieja mina, vendiéndola en 30,000 dólares a la compañía  ASARCO misma que inició la construcción de los campamentos el año de 1949, “La Colonia” o “Culebra” para los funcionarios y “La Seca” para los obreros en la parte baja del cerro, así como oficinas y talleres al poniente de un antiguo panteón,    “La Colonia” fué una avanzada y moderna construcción para su tiempo, contaba con servicios de electricidad, agua potable, centro deportivo, parque infantil, cancha de tenis, básquetbol y alberca.

Tenía un moderno hospital, hotel y cinematógrafo, en la colonia residían aproximadamente 50 habitantes, en las oficinas y talleres se encontraba la administración, almacenes y un tiro de acceso a la hacienda “Quebrada Seca” en la orilla del río.

En el lugar llamado la Seca se contaba con una espaciosa escuela primaria, abarrotes, billares, cancha deportiva, cantina, Terminal camionera, etc.

En los primeros trabajos de prospección  que incluyeron barrenación, exploración, ubicación y muestreo así como contrataciones de personal, participaron el geólogo G. W. Dickard, ing. Heriberto Navarro Conde, Rafael Rangel, Thomas Straining y L. Slessinger.

Se iniciaron los trabajos desaguando la vieja mina y en el periodo de explotación se llegó hasta el nivel 10. En  los 15 años aproximados que laboró esta compañía desempeñaron su trabajo más de 3000 trabajadores en tres turnos, transportándose al ferrocarril de la Cruz de Elota diariamente de 8 a 11 góndolas cargadas de concentrado que se enviaban a la fundición de Monterrey o Monclava.

Nuestra Señora produjo en el lapso de 13 años aproximados dos millones de toneladas ya que diariamente producía 500 toneladas de mineral extrayendo principalmente Zinc, Oro y Pirita.

En su historia se cuenta como el mineral asaltado por Heraclio Bernal y Tino Nevárez, así como registrar el primer asalto aéreo.